Me negaron la VISA, ¿y ahora?

Nunca olvidaré ese día, desde que había expirado mi VISA siendo aún niño esta sería la primera vez que me tocaría tramitarla por cuenta propia, bastantes años habían pasado desde mi último viaje a Estados Unidos y estaba muy emocionado de poder revivir esos viajes que de pequeño hacía con mi familia, realicé mi cita y llene mi solicitud, investigue lo más que pude acerca de lo que debería llevar y de lo que el cónsul podría preguntarnos.

El día de la cita acudí muy temprano, al estar ya formado comenzó el nervio pues parte de lo que había llenado en mi solicitud me fue indicado que debería corregir, así que al pasar al interior de la embajada mi hoja era ya un desastre en tinta, después de los trámites previos donde los auxiliares toman algunos datos, huellas, fotos y casi casi rayos X de tu colon nos encontramos sentados esperando a ser llamados, como poco puedes hacer en esos momentos no te queda más que fijarte en los detalles, cosas como ¿Cuántas personas salen con cara feliz y cuantos con cara triste después de entrevistarse con el cónsul?, ¿Cuánto toma en promedio la entrevista?, ¿Cuántos papeles sacaban y metían los entrevistados?, ¿Qué cónsul se ve más buena onda?, etc. En serio es alucinante la cantidad de detalles que puedes observar derivando esas preguntas.

La entrevista con el cónsul
La entrevista con el cónsul

Por fin llegó el momento de pasar con el cónsul, las preguntas fueron rápidas y concisas ¿A dónde vas? y ¿A qué te dedicas?, seguido por un requerimiento para consultar mis estados de cuenta, después de un minuto tecleando en su computadora me dijo: Lo siento pero por el momento usted no aplica para una VISA, al tiempo que deslizaba por la ventanilla mis papeles. Eso fue todo.

Desconcertado me dirigí a la salida a esperar el autobús que me llevaría de regreso. ¿Y ahora?, bueno; uno básicamente tiene dos opciones, la primera es mentar madres y decir que los gringos son unos mamones y que jamás les volverás a hacer el favor de pisar su suelo, la segunda es analizar en qué te equivocaste, aprender y esperar el tiempo adecuado para volver más preparado.

Yo opté por la segunda, analicé, aprendí y volví un año después más preparado, el resultado: obtuve mi VISA. ¿Pero qué fue lo que aprendí y detecte como posibles errores en mi entrevista?, dos errores muy básicos, el primero fue no explicar de forma correcta y concisa a que me dedicaba y segundo no respaldar con documentos esa respuesta.

La nueva modalidad de entrega de documentos previa a la entrevista
La nueva modalidad de entrega de documentos previa a la entrevista

Cada caso es muy diferente pero si podría hacer una guía simple estos serían quizás mis puntos básicos para aumentar las probabilidades de obtener la VISA y que llevar a la entrevista con el cónsul:

  • Se claro y conciso acerca de la actividad que realices, no le quieras dar términos muy rimbombantes al cónsul o tratar de apantallar, se claro, por ejemplo: soy contador público en una empresa textil.
  • Asegúrate de llevar documentos que realmente sirvan, de entrada estados de cuenta de ahorros, cheques o nómina que REALMENTE reflejen movimientos y saldos adhoc al tipo de viaje que vas a realizar, los estados de cuenta de tarjetas de crédito no demuestran tu capacidad económica, demuestran tu capacidad de endeudamiento, así que si las tienes al tope mejor ni los lleves, solo lo recomendaría si se ven finanzas sanas y límite de crédito libre al menos un 65%
  • Para validar tu profesión llevar la cédula es básico, también pueden ayudar cartas de tu trabajo, si eres profesionista independiente no olvides llevar tus declaraciones de impuestos y alta de hacienda.
  • Respecto a bienes, puede ser de ayuda demostrar que tipo de bienes tienes, si tienes casa propia, auto propio, etc. siempre es bueno llevar algo relacionado como tarjetas de predial, tarjeta de circulación, no lleves las escrituras de tu casa ni la factura de tu auto pues también hay que cuidarnos de los robos.
  • Si tienes hijos y también están tramitando la VISA puedes llevar documentos de su escuela, credenciales, recibos de colegiatura.
  • No te adelantes a hacer reservaciones de avión y hotel ni lleves las reservaciones como medio de presión, eso no ayuda.

Sea cual sea el resultado mantener la calma y no pedir explicaciones de más es vital, sobre todo si piensas intentarlo de nuevo posteriormente.

¿Cuánto tiempo debes dejar pasar entre intentos? Aunque no hay un tiempo específico ellos te recomendarán hacerlo cuando realmente haya un cambio en los aspectos y requerimientos que ellos buscan como por ejemplo, hacerte de una casa propia o un crédito para esta, tener auto propio, tener movimientos en tu cuenta de banco acordes al viaje que piensas hacer, antigüedad en tu trabajo, etc. Podríamos decir que a partir de un año sería razonable volver a intentarlo y si, ellos llevan un record de tus solicitudes, así que la próxima vez que vuelvas ellos sabrán cuantas veces has estado ahí, cuales fueron tus respuestas generales y el por qué se te negó en previas ocasiones.

Cada caso es diferente, pero obtener la VISA no lo considero un asunto de suerte o de encontrar con buen humor al cónsul (aunque mira que a veces puede ayudar), lo más importante es prepararse, realmente hacer un análisis sobre si es posible cubrir los requisitos del viaje, decir que lo vas a pagar con tu tarjeta a meses y vas a trabajar rete harto no te ayudará,  hay que solventar con documentos claros esos planes.

Twitter: @solounviajero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *